Juan Manuel de Rosas

Juan Manuel de Rosas

Datos personales

Bueno Aires, Argentina
Juan Manuel de Rosas, también conocido como Juan Manuel José Domingo Ortiz de Rozas y López de Osomio, nacio en Buenos Aires el 30 de Marzo de 1793 y murio el 14 de Marzo de 1877. Fue un militar y político Argentino, gobernador de Buenos Aires.

Vida Privada del General

Rosas Tenía un raro sentido del humor y, como los reyes medievales, tenia para entretenerle y divertir a sus invitados unos pobres bufones, payasos a sueldo. Su bufón favorito se llamaba Eusebio. De este bufón, que según parece, era mentalmente anormal, Rosas solía bromear diciendo que era novio de su hija Manuelita, que se irritaba mucho por eso.

Rosas en la web

Loading...

El rancho en la web

Loading...

Su pasa tiempo

Su pasa tiempo
Rosas en sus tiempos libres, tocaba la guitarra

domingo, 16 de noviembre de 2008

SEGUNDO GOBIERNO...

Al estallar un conflicto que se había suscitado entre Salta y Tucumán, Rosas logró que Maza enviara como mediador al general Facundo Quiroga, que residía en Buenos Aires. En el trayecto fue emboscado y asesinado en Barranca Yaco (provincia de Córdoba) por Santos Pérez, un sicario vinculado a los hermanos Reynafé, que gobernaban Córdoba.
Esta muerte provocó la renuncia de Maza; el clima de inestabilidad y violencia obligó a la legislatura a llamar de regreso al gobierno a Rosas, que asumió el
13 de abril de 1835, y a otorgarle la condición que exigió: la suma del poder público, esto es, la representación y ejercicio de los tres poderes del Estado, sin necesidad de rendir cuenta de su ejercicio. Por otro lado, todo este asunto le dio a Rosas la oportunidad única de no compartir el mando del partido federal, que hasta entonces se había repartido con Quiroga y López. Éste, en tanto que protector de los Reynafé, quedó muy debilitado; y moriría a mediados de 1838. Incluso los caudillos con poder propio cayeron en su órbita, como Juan Felipe Ibarra, de Santiago, y José Félix Aldao de Mendoza.
La suma del poder público se le otorgó con el compromiso de:
Conservar, defender y proteger la
religión Católica Apostólica Romana.
Sostener la causa nacional de la
Federación.
El ejercicio de la suma del poder público duraría "todo el tiempo que el Gobernador considere necesario".
Tras fundar su propio Partido Restaurador Apostólico, y una vez conseguidos estos nuevos poderes, impuso los criterios federales, y formó alianzas con los líderes de las demás provincias argentinas, logrando el control del comercio y de los asuntos exteriores de la Confederación.
No disolvió la legislatura ni los tribunales, por lo que era apenas una forma de poner más claro el carácter excepcional que tenía su mandato. La diferencia apareció después, cuando Rosas hizo uso de todo ese poder.
La Sala de Representantes nombró a Juan Manuel de Rosas por el quinquenio que comprende de 1835 a 1840. Antes de asumir semejante responsabilidad, el Restaurador exigió que se realizara un
plebiscito, cuyo resultado fue 9.713 votos a favor y 7 en contra. Cabe destacar que por esos tiempos la provincia de Buenos Aires contaba con 60.000 habitantes, de los cuales no accedían al sufragio las mujeres ni los niños.

PRIMER GOBIERNO...

La Legislatura de Buenos Aires proclamó a Juan Manuel de Rosas como Gobernador de Buenos Aires el 8 de diciembre de 1829, con el título de Restaurador de las Leyes e Instituciones de la Provincia de Buenos Aires y en el mismo acto le otorgó todas las facultades ordinarias y extraordinarias que creyera necesarias, hasta la reunión de una nueva legislatura. No era un trámite tan raro: las facultades extraordinarias ya les habían sido conferidas a Sarratea y a Rodríguez en 1820, y a los gobernadores de muchas otras provincias en los últimos años; Viamonte también las había tenido. No era algo muy democrático, pero no era tampoco algo excepcional.

Campaña al decierto

La llanura pampeana bonaerense había estado sometida al dominio blanco apenas en una franja estrecha junto al Paraná y el Río de la Plata, por lo menos hasta la década de 1810. Desde entonces, la frontera se había adelantado hasta una línea que pasaba aproximadamente por las actuales ciudades de Balcarce, Tandil y Las Flores.
En cuanto bajó del gobierno, coordinó la campaña con los Mendoza, de San Luis y de Córdoba para hacer una batida general, que además sería acompañada por otra que realizara el general Manuel Bulnes en Chile. La comandancia general le fue ofrecida a Facundo Quiroga, pero éste no participó en ella. Concentró y adiestró la tropa en su estancia de Los Cerrillos, en Monte, y partieron en marzo de 1833.
La columna oeste, al mando de José Félix Aldao, recorrió un territorio que había sido “limpiado” de indios recientemente, por lo que se limitó a llegar al río Colorado. La del centro venció al cacique ranquel Yanquetruz y regresó rápidamente. La que hizo la mayor parte de la campaña fue la del este, al mando del propio Rosas. Éste se estableció a orillas del río Colorado y envió cinco columnas hacia el sur y hacia el oeste, que consiguieron derrotar a los caciques más importantes. A continuación firmó tratados de paz con otros, secundarios hasta entonces, que se convirtieron en útiles aliados. Al año siguiente se sumaría el más importante de ellos, Calfucurá.
Durante los primeros años de su segundo gobierno, la política de Rosas para con los indios alternaría tratados de paz y donaciones con campañas de exterminio. Sólo después de la crisis que comenzó en 1839 la cambió por una política de paz permanente.
La campaña también incorporó científicos que reunieron información sobre la zona recorrida,[3] pero las regiones desérticas quedaron en manos de los indios. Se aseguró la tranquilidad para los campos y pueblos ya formados, y se logró un relativo avance en el sudoeste de la provincia, pero los adelantos de la frontera serían mucho menos espectaculares que los de la campaña de Roca en 1879.
Lo más importante que logró Rosas fue poner de su lado al ejército, a los estancieros y la opinión pública. Y el eterno agradecimiento de las provincias de Mendoza, San Luis, Córdoba y Santa Fe, que se vieron libres de saqueos importantes por muchos años. Sin embargo, el único grupo de indios que no fue totalmente dominado, los Ranqueles, siguieron siendo la pesadilla de estas provincias.
El precio a pagar por la paz fue sostener a las tribus amigas con entregas anuales de ganado, caballos, harina, tejidos y aguardiente. A partir de este momento, las tribus cazadoras dependieron de las entregas de alimentos y se convirtieran en costosos parásitos del erario público.
Más tarde, el propio Rosas dirigiría la redacción de una Gramática de la lengua pampa.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

La mazorca , el brazo armado de Rosas ...

La Sociedad Popular Restauradora, generalmente identificada con la Mazorca (nombre que en realidad se refiere a su brazo armado) fue una organización creada como estimulante político y de cohesión, por partidarios del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas.La Sociedad fue creada en 1833 por los rosistas intransigentes que organizaron la Revolución de los Restauradores contra los "lomos negros", federales que no estaban de acuerdo con la política de Rosas. Estaba inspirada por Encarnación Ezcurra — esposa de Rosas —, pero su presidente era Julián González Salomón. La integraban familias de federales "netos o apostólicos" como los Terrero, Arana, Anchorena, Pinedo, Mansilla, Rolón, Obarrio, etc.En cambio, su brazo armado, "la Mazorca", estaba formada por dos cuerpos especiales de la policía y serenos, entre los que trascendieron nombres como Ciriaco Cuitiño, Silverio Badía, Manuel Troncoso, Fermín Suárez, Estanislao Porto y Leandro Antonio Alen (padre de Leandro Alem, el cual cambió su apellido para no ser víctima de discriminaciones).El origen de la denominación de la Sociedad como la Mazorca es algo incierto, aunque algunas fuentes aseguran que se debía a que sus integrantes estaban muy unidos, como los granos de maíz. Los opositores a Rosas afirmaron que se debía a que la palabra es parecida a la expresión "Mas Horca", argumentando que apretaban al pueblo para suprimir a la oposición unitaria.Luego de la vuelta al poder de Rosas y a partir de la invasión organizada por el Gral. Lavalle comenzaron a llevar a cabo represiones violentas e incluso asesinatos, de los cuales no sólo eran víctima opositores sino también algunos "lomos negros". Entraban a las casas, torturaban y mataban. Su método preferido era el degüello, al que llamaban "la refalosa" o " violín y violón".En la madrugada del 4 de mayo de 1840 fueron degollados a las orillas del Río de la Plata, cuando trataban de pasar a Montevideo, el ex Capitán del Puerto Francisco Lynch, José María de Riglos, Isidoro de Oliden y Carlos Mason.Otra de las ejecuciones que se le atribuye al grupo es la de Manuel Vicente Maza, amigo de Rosas que había solicitado clemencia para su hijo, Ramón Maza, acusado de conspirar contra Rosas.

martes, 4 de noviembre de 2008

La caida de Juan Manuel de Rosas


La batalla de Caseros es quizá uno de los hechos bélicos de mayor trascendencia en la historia argentina. El 3 de febrero de 1852, el ejército de la Confederación Argentina al mando de Juan Manuel de Rosas, Encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina fue derrotado por el Ejército Grande, compuesto por fuerzas del Brasil, el Uruguay y las provincias de Entre Ríos y Corrientes, liderado por el gobernador de Entre Ríos, Justo José de Urquiza, quien se había sublevado contra Rosas el 1º de mayo de 1851 en que lanzó el llamado Pronunciamiento de Urquiza.